jueves, 31 de marzo de 2016

Zaanse Schans


Ya estoy de nuevo por aquí! Durante la estancia en Amsterdam aprovechamos la ocasión para visitar el pueblito de Zaanse Schans, muy famoso por sus molinos y quesos. A tan sólo 20 minutos en tren de la ciudad y es alucinante lo que cambia de aspecto. 

Un ambiente tan rural, tranquilo, donde se respira aire fresco, si no fuera porque lo visita muchísima gente durante todo el año. La verdad, creo que hemos venido en buena época ya que he conseguido fotografiar el pueblo "tal y como debería ser", sin turistas de por medio, porque estoy convencida de que en verano sería imposible.


Las casitas son una auténtica monada y están llenas de pequeños detalles. No hay mucho que contar, es un lugar que no deberíais perderos por nada del mundo si vais a pasar unos días en Amsterdam, creo que las fotos hablan por sí solas. 












 

 

Como no, tuve que hacerme amiga del gato del molino jajaja


Nos vemos en la siguiente entrada! :)

3 comentarios:

  1. Precioso! Me encantan las fotos! Estuvimos en Amsterdam un fin de semana y no pudimos añadir nada más, pero me quedé con el gusanillo de volver, así que seguro que ahora podemos incluir Zaanse Schans en la excusa para ir :)

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué fotos tan bonitas! Una auténtica preciosidad, una luz muy uniforme y unos colores maravillosos :)

    ResponderEliminar
  3. Me parece muy bonito tu blog, tus fotografías y tus historias.

    ResponderEliminar