domingo, 28 de junio de 2015

Santorini


Buenaaaas! hace un par de días que he vuelto de esta maravillosa isla, más conocida por los anuncios de los yogures griegos... y os aseguro que en directo impacta mucho más! Todas las casitas blancas apiladas una tras otra en el propio acantilado de La Caldera con unas vistas impresionantes a la isla del volcán, los cruceros enormes, el atardecer 
Os traigo un buen repertorio de fotos para los que os pique la curiosidad y queráis conocer un poquito más de esta isla. 


De primeras deciros que es asequible para TODOS los bolsillos. Principalmente la isla se divide en dos zonas importantes: La Caldera y las zonas de playa. Puedes gastarte el pastón del siglo en un hotelazo con piscina al borde del acantilado de la caldera, visitar el resto de islas en crucero y demás o alquilarte un apartamentito en las zonas de playa que es muchísimo más barato y alquilarte un coche o una quad y recorrerte toda la isla. Obviamente el mes en que queráis ir también variará el precio. Junio me parece un mes perfecto, temperatura ideal, sin demasiado agobio y bastante asequible. Una semana en Menorca o en Santorini cuesta lo mismo, va en serio.


Os cuento mi experiencia, nos alojamos en Kamari, muy cerquita del aeropuerto, de hecho los aviones pasaban a pocos metros de nuestro balcón xD es una experiencia única y por el ruido nosotros nos acabamos haciendo y teniendo todo cerrado no se oía tanto. El de aquí arriba era nuestro apartamento, sencillo, con piscina prácticamente para nosotros solos y aparcamiento gratis, la playa a 100m.


Comenzamos con las zonas turísticas de la zona, primera parada Red beach, como el propio nombre indica el color rojo de la pared y las rocas con el contraste tan azul del agua daba la impresión de estar en el propio Marte. 



El Faro de Aktrotiri situado en la punta del sur de la isla nos da otras vistas espectaculares.






Después de comernos unos sandwiches decidimos ir a relajarnos a la playa nudista de Vlychada, que de nudista no se si tenía mucho porque a parte de que había cuatro gatos estaban todos en bañador menos yo que era la única que estaba medio en bolas xD
La pared rocosa me enamoró y encima había hamacas gratis y para rematar hicimos un nuevo compañero, un perrillo que andaba por la playa a sus anchas y se acoplaba a cualquiera para recibir mimos, era tan adorable, estuvimos a punto de llevárnoslo >w< 





Si os pasáis por Vlychada os recomiendo que subáis por la carretera de arriba del pueblo y comer un maravilloso souvlaki en la terracita de To Psaraki con vistas al puerto, de 10.


Terminamos el día con el atardecer desde la zona más alta de la isla, en el Monasterio de Profitis Ilias en Pyrgos, no apto para vertiginosos como yo, casi me da algo subiendo por la carretera y viendo el abismo todo el rato a mis pies. 


Siguiente día tocaba Fira. Nuestra intención era hacer la mítica excursión en barco al volcán desde el puerto viejo pero se nos hizo imposible, intentar aparcar en ese pueblo era dificilísimo, estaba abarrotado tanto de coches como de gente, quads, motos un caos! al final tuvimos que dejar el coche en las afueras e ir andando hasta el pueblo. Igualmente bajamos hasta el puerto viejo por las famosas escaleras donde tienen a los pobres burritos parriba y pabajo con guiris encima, la penita tremenda que me daban era insuperable :( quería darles agua y zanahorias a todos, mis pobrecitos :(





Eso sí, las vistas eran una maravilla en todo momento.


Una vez llegar abajo, abrasados por el calor y con las piernas temblando por hacer fuerza por no resvalar por las escaleras pa' bajo una buena cervecita a la sombra sentó de maravilla. 


 
Ya a la vuelta subimos en el teleférico por 5€ por persona, ni se me ocurría subir a pata todo otra vez hm NO.




Nuestra última parada fue Oia, donde toda la gente de la isla se reúne en el mismo punto para ver el atardecer, tienes que ir con bastante antelación para conseguir un hueco porque es increíble la de gente que viene.





Como aun quedaba un rato para que se escondiera el sol fuimos a echar un vistazo entre las calles (estrechísimas), y para mi suerte me encuentro con una de las librerías más PRE-CIO-SAS que jamás he visto junto con la de Shakespeare de París. Me recordó muchísimo ya que la propia dueña vivía en la propia librería donde puedes ver su cama, cocina y demás, rodeada de miles de libros en todos los idiomas, con dibujos, letras, frases, cartas, postales y todo lo que puedas imaginarte por el techo y las paredes, y como no... vive con su gato! Uno de los grandes secretos de ésta  librería es que puedes acceder a la azotea a través de unas escaleras muy estrechitas que te conducen a un agujero por el que tienes que "medio-escalar", si si, como suena, y sales a un balcón personal con unas vistas increíbles. De verdad que si decidís ir a la isla y sois adictas a los libros como yo no os lo podéis perder por nada del mundo y aunque no lo seáis tampoco, seguro que es un sitio que os sorprende mucho. Se llama Atlantis Books por si queréis mirarlo por Google que tienen más fotos. 















Y nada, terminamos comiendo los cacahuetes garrapiñados únicos de allí mientras veíamos el precioso atardecer, con el sol rojo rojo y escondiéndose por segundos hasta que todo Oia se sume en aplausos y pitadas de barcos para finalizar el día. Un acontecimiento único sin duda.


Espero que os haya gustado o por lo menos hayáis descubierto algo interesante. Cuanto más viajo más quiero y ya estoy pensando en cuales serán los siguientes destinos :)


1 comentario:

  1. ¡Pues qué bonito! ¡Me han dado ganas de ir y eso que no soporto el calor!

    ResponderEliminar