domingo, 12 de abril de 2015

Lagos de Covadonga

Bueno, bueno... ya pasó la semana santa y he quedado muy satisfecha con estos pequeños viajes :) Nuestra segunda parada fue Asturias, concretamente a los famosos Lagos de Covadonga. Nos hospedamos en Cangas de Onís, a unos 15 minutos de Covadonga, es conocido también por el famoso puente romano. Me encanta el entorno en el que está situado entre montañas, bosques y por el que pasa el río Sella. Fue llegar al pueblo y encontrarnos con un ambiente de la leche (supongo que el ser festivo tiene mucho que ver). Es un pueblo muy pequeño con pocas calles pero al que no le falta ni hoteles, ni supermercados, ni bares... diría que incluso hay más que en Gernika y eso que es muchísimo más grande que éste. 
Salimos a cenar por el pueblo y estaba todo abarrotado, un buen rollo de gente de poteo, cenas, a sidras, música por la calle... ya podría ser así en todas partes. Nos quedamos con muy buen sabor de boca, esperamos volver :)

Al día siguiente nos dirigimos a Covadonga para así coger allí el autobús que sube hasta los lagos. Como era de esperar estaba repleto de gente, pero no tardamos mucho en subir la verdad. Una vez llegas arriba puedes ver uno de los primeros lagos más bonitos que he visto en mi vida, me quedé embobada total, aquello parecía un lugar mágico. Encima tuvimos la suerte de encontrarnos con los montes de alrededor nevados aun!
Nos hizo un día la mar de bonito, sol, despejado pero el aire era algo fresco. Hacia la hora de comer se empezó a meter la niebla de una manera bestial, por momentos cubría todo y no dejaba ver nada. Para hechar unas cuántas fotos nos vino de lujo. 
Después de terminar la ruta bajamos de nuevo a Covadonga a ver la basílica y el santuario, otra auténtica preciosidad. 
Y nada os dejo con algunas fotos y os animo a ir si todavía no lo habéis hecho, no tiene desperdicio :)












2 comentarios:

  1. En Cangas hay ambiente siempre! Palabrita de asturiana jajaja
    Como curiosidad te diré que el puente mucho llamarse romano pero nanay, es de la edad media. Y sobre los lagos qué te voy a contar que no hayas dicho tú ya, una maravilla. La suerte de tenerlos tan cerca es que no sería la primera vez que nos vamos con el picnic desde Gijón exclusivamente a comer allí y nos volvemos al acabar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo que suerte! Tengo que descubrir más Asturias que me parece precioso lo poco que he visto :)

      Eliminar