viernes, 28 de noviembre de 2014

Querida Madrid III

Última entrada de Madrid, esta vez vengo a hablaros de una de las principales razones por las que quise volver a esta ciudad, La Gatoteca. No me acuerdo como me entere de este lugar, creo que fue vía facebook, de que iban a abrir un centro donde podías estar con gatos. 





Se definen como El club del gato, es una asociación que se ha creado para ayudar a los gatos sin hogar. Básicamente es un estilo a los neko-cafes de Japón, donde puedes tratar con gatos mientras te tomas un café, té o refresco.  Para los amantes de los gatos como yo es un sitio ideal la verdad, donde puedes compartir opiniones, anécdotas y demás con el resto de la gente, además la gente de la asociación es amabilísima y con los que aprendí un montón de cosas. 
Los tienen también para adoptarlos, pero para ello tienen que ver el trato que tienes con ellos, por lo que no los dan a cualquiera. A parte crean cantidad de actividades terapéuticas, educativas y lúdicas. 
El aforo es limitado y aunque la sala sea muy grande lo hacen más que nada para no causar aglomeraciones y que los gatos no se agobien. Nosotros cuando fuimos estaba completo el aforo y nos dijeron que en 40 minutos o así nos pasáramos, pero tuvimos la suerte de que salía otra pareja por lo que pudimos entrar casi seguido. Cuando salimos había un montón de gente esperando por entrar, por lo que es conveniente reservar con antelación para no tener que esperar.

La entrada cuesta 6€ la hora y si quieres quedarte más tiempo lo fraccionan según los minutos de más que te quieras quedar.
Hasta ahora es la única que hay en España, ya que no es nada fácil abrir una asociación así, esperemos que se vaya extendiendo poco a poco porque la verdad me parece una gran idea.





 Nos dio mucha penita irnos la verdad, esperamos volver algún día ^^



El último día, domingo, aprovechamos para ir al Rastro, madre mía, que de cosas se puede encontrar uno y la cantidad de gente que hay! Me hacia gracia las típicas canciones españolas que ponían en los puestos de venta de casettes (no sabía que siguieran existiendo hahahah) o baúles enteros de los muñequitos de los huevo kinder.




Nos fuimos a comer/picotear al mercado de San Miguel, es taaan tentativo todo (y tan caro a la vez por una miserable tapita), pero al final tuvo que caer una ración de paella como no... tengo una debilidad especial por ella, vaya a donde vaya tengo que comer paella algun día...

Después de llenar el buche y tomar el té nos dirigimos a dar una vuelta por el Palacio Real, y en una de las calles descubrí esta tienda tan preciosa, que me enamore al momento *____* vendía unos collares de hojas y bellotas naturales bañadas en cobre, plata, oro y rodio. Me pareció de lo más original la verdad. Creo que la página online es Hoja Plata (podéis entrar a la página a través del propio nombre).



Y para terminar el día nos fuimos a descansar a la habitación hasta la hora del cine para ver la magnífica película de Interstellar. Si es que Christoper Nolan es imposible que defraude.
Y esto es todo en 3 días, me vengo muy satisfecha de todo en general, vacaciones breves pero llenas de rincones nuevos y recuerdos bonitos. Espero que le sirva de algo a alguien estas entradas y si por lo que sea veis que me haya dejado algo interesante por ver no dudéis en recomendarme y comentarme.


En el próximo puente de Diciembre volvemos a marchar un par de días a otro lugar, esta vez más cerquita de casa, estar atentos :)


martes, 25 de noviembre de 2014

Querida Madrid II

No me lo creo ni yo que este subiendo esta segunda entrada tan rápido hahaha
aquí vuelvo con mi querida Madrid, esta vez empezamos desayunando en Vacaciones Cocktail Bar en la famosa calle Espíritu Santo de Malasaña. Una decoración que enamora, cada objeto, cada tono estaba compenetrado en sólo uno. Disfrutamos mucho el desayuno, aprovechando todo el local para nosotros.




Seguimos recorriendo la calle y nos encontramos con la librería más bonita que jamás había visto. Sólo con ver el exterior sabía que guardaría algo mágico dentro, y así fue, nada más entrar sentí como si estuviera en casa, estaba rodeada por libros de segunda mano que sentía que formaban parte de mi, suena increíble pero es que era tal que así. Y ya por rematar nos dirijamos hacia la mesita donde se encontraba el dueño y vemos a un gato negro precioso sentado mirándonos con la carita más tierna del mundo. ¿Se puede pedir más?


Malasaña simplemente es amor <3



Nuestra parada principal ese día era El Retiro, se que es muy tipico pero no me cansaría nunca de visitarlo.







Una vez terminado con El Retiro, nuestra próxima parada era el Jardin botánico, peeeero para mi sorpresa, nada mas salir del parque nos encontramos con la feria del libro, siendo una calle muy laaarga y repleta de libros de segunda mano y con unas gangas de flipar, y claro, no lo podía pasar por alto. Quise buscar el cuarto libro de Harry Potter que me falta en la estantería y de echo lo encontré, pero estaba tan deteriorado con miles de páginas sueltas que no me pareció que merecía mucho la pena, así que bueno, habrá que seguir probando suerte. Acabé comprandome un libro bastante reciente, Alma de Gato, 78 historias de amor e inspiración entre humanos y felinos por Ruth Berger. Gatos, cómo no, creo que no hay nada más que añadir.


Se nos hecho el tiempo encima y tuvimos que hacer paradita para comer antes de pasar por el Jardin botánico, cogimos fuerzas y para allí que nos fuimos. El invernadero, Oh el invernadero! Eso es amor a primera vista y lo demás tonteria!







En realidad hice miles de fotos pero os acabaría aburriendo. Cuando terminamos con el Jardín ya estaba atardeciendo, un buen momento para visitar la azotea del Círculo de Bellas Artes.
Enamoradita me volví a quedar al encontrarme aquel sitio tan  Vista de 360º, con exposiciones de fotógrafos que eran geniales, con música ambiente de mi rollo, con zona para tumbarte mientras ves la ciudad y te tomas un cocktail o lo que sea.










Aun me queda por enseñaros La Gatoteca y unas cuantas cositas más, pero quisiera extenderme un poco con ello y viendo que se ha hecho bastante larga la entrada lo dejaré para una última, así más intriga meehehe. Espero que os sirva de algo estas anécdotas, yo creo que son lugares de Madrid que no todo el mundo conoce y merecen la pena.

domingo, 23 de noviembre de 2014

Querida Madrid I

Holii! Sé que os dije hace casi dos semanas que subiría post del pequeño viaje a Madrid y como de costumbre no he vuelto a cumplir el plazo, no soy buena prometiendo este tipo de cosas, eso a quedado claro... pero dicen que más vale tarde que nunca no? :P

Empezamos con este pequeño viaje de 3 días a la capital en la que descubrí un montón de lugares y rincones magníficos! (Lo haré en dos entradas ya que sino se alargará mucho entre fotos y texto).

Había estado anteriormente otras dos veces con el mismo intervalo de tiempo para visitar la ciudad, una fue en el Dcode del 2011 que prácticamente no vi nada de Madrid y la segunda fue con la family para ver el musical del El Rey León y en el que esta vez si tuve oportunidad de ver lo más conocido de la ciudad, y me quede con tantísimas ganas de descubrir más que me dije a mi misma que tenia que volver "lo más rápido que fuera posible".

Llegamos un viernes al atardecer, recibimiento con cava por parte del personal amabilísmo del hostal y quedándonos estupefactos con la habitación más bonita que nos había tocado, con un papel de vinilos y un balconcito de los que enamoran 


Una de las cosas que más ganas tenía era de ver la ciudad desde un sitio alto, me recomendaron la 9ª planta de El Corte Inglés, llamada Gourmet Experience donde puedes tomarte algo mientras disfrutas de las vistas, así que para allí que nos fuimos seguido a aprovechar el atardecer. Es bastante conocida por las vistas hacia el edificio famoso de Schweppes de la Gran Vía.

 


Aunque cierren El Corte Ingles la planta esta abierta hasta las 12h de la noche me parece y aunque sea noviembre y las noches sean fresquitas tienes aparatos de calefacción en el balcón en el que puedes estar tan a gusto.


Después de un té del Starbucks fuimos a visitar La maravillosa Central, que sitio más acogedor entre libros y olor a café 
Me lleve un par de recuerdos que os enseñare en una de las próximas entradas.








Dejamos la Gran Vía a un lado y cogemos el metro hacia Malasaña, nuestra siguiente parada es el Panta Rhei, una librería dedicada exclusivamente al Arte. Todo, queria TODO!!! simplemente una tienda perfecta!

Y para terminar el primer día fuimos a cenar al Tommy Mel's, un estilo al Peggy Sue, muy ochentero, con una decoración de lo más, incluso las camareras iban vestidas con el típico vestido y gorrito rosa chicle, sólo les faltaban los patines.
Nos pedimos un combinado para probar ya que no habíamos comido nunca y chapó.